Calidad del aire y entrenamiento

Las cifras no mienten. Según un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud, la mitad de la población mundial respira aire contaminado. Y Chile, no es excepción. De acuerdo con un estudio de Greenpeace, nuestro país se ubica en el lugar número 26 de las 73 naciones con peor calidad de aire, en esta investigación que evaluó los niveles de contaminación atmosférica.

Una jugadora del equipo de fútbol femenino Real Patagonia de Coyhaique y su DT, jugando con mascarillas por la contaminación

Las escazas lluvias registradas en este invierno tampoco han contribuido a una mejora de la situación. Al contrario, la falta de agua no ha hecho más que encender las alarmas y con ellas, las emergencias ambientales. Quien sufre de cerca este problema, es el equipo de fútbol femenino Real Patagonia en la ciudad de Coyhaique. Por ejemplo, en días muy contaminados, la Seremi de Salud, quien controla los entrenamientos deportivos en base a la condición ambiental, cierra todos los recintos ya sean gimnasios, canchas o estadios, dejando al equipo sin entrenar.

Es que la situación es clara. Practicar ejercicio en ciudades con problemas de calidad de aire, no es bueno para el organismo. Según un estudio del Instituto de Salud Global de España, publicado en la revista “Environment International”, y que analizó la relación entre la función pulmonar y la práctica de deporte en entornos contaminados, concluyó que “respirar contaminación antes y durante la actividad física reduce los beneficios de ésta para la salud”. Así lo confirma Pablo Santana, entrenador del equipo Real Patagonia, quien comenta que “es muy común que en el equipo (las jugadoras) estén congestionadas o resfriadas, por el frío y el aire. Es una época difícil para la práctica deportiva”.

Y la situación parece no mejorar. Según indica Santana, “creo que el tema medioambiental no solo afecta a Real Patagonia, sino también a los demás equipos. Y esto se ve reflejado en las competencias nacionales, ya que los resultados son malos y es principalmente por la falta de entrenamiento. Practicamente tenemos 4 o 5 meses donde cada día te levantas con la incertidumbre de no saber si hoy podrás entrenar o no”.

Una medida gubernamental que interfiere con el deporte pero que busca proteger la salud de los chilenos. Cuando realizamos deporte, nuestros pulmones consumen un 20% más de oxígeno que de costumbre. Por esta razón, cuando respiramos en ambientes contaminados con toxinas o partículas en suspensión, su consumo se multiplica, y con ello la formación de radicales libres que alteran nuestra salud. Con la contaminación, el sistema respiratorio y circulatorio son los más perjudicados. Con el exceso de toxinas en el ambiente, nuestros pulmones se verán forzados a filtrar un aire con altos índices de partículas tóxicas, lo que finalmente podría derivar en diferentes tipos de enfermedades. Un enemigo silecioso cada vez más dañino para el ser humano.

 

Leave a Reply

WhatsApp chat