Prepara tu casa para un invierno sin frío

Que el invierno no te pille desprevenido. Aprovecha estos días en casa para tomar acción y vivir el mal tiempo a la temperatura ideal, manteniendo controlado tu consumo.

¿Sabías que hasta la calefacción más eficiente puede ser aún más eficiente? Vivir un segundo invierno en pandemia significa pasar más tiempo en casa y, por lo tanto, aumentar nuestro presupuesto en calefacción. Por suerte, existen algunas acciones que podemos tomar para mejorar la aislación y eficiencia térmica de los espacios que habitamos, y así vivir un invierno confortable, sin malgastar nuestro dinero.

La clave está en cuidar que el calor que generamos dentro de casa no se escape hacia el exterior, para lo cual podemos utilizar diferentes materialidades con propiedades aislantes y sellantes. Aquí te enseñamos cómo:

Usa madera, pero no como combustible:
En lugar de quemarla en una estufa y generar contaminación, la madera puede ser un excelente aliado para mantener un ambiente templado en casa (más cálido en invierno y más fresco en verano). Sus propiedades aislantes harán que siempre sea agradable caminar sobre ella, si puedes utilizarla en el piso de tu casa.

Abriga tus espacios con cortinas térmicas:
Hoy existe una amplia variedad de cortinas blackout en el mercado. Si las abres en las horas de sol y las cierras por la noche, estarás permitiendo que entre el calor y luego evitando que salga durante las horas más frías. Las mismas cortinas te servirán en verano para protegerte del calor excesivo.

Alfombras y cuadros no sólo decoran:
Utiliza alfombras -mejor aún si son de lana o de pelo largo- para proteger a tu familia de la humedad o el frío de pisos como el porcelanato, además de reducir la pérdida del calor a través del suelo. En los muros, en tanto, podrás mejorar la aislación colgando cuadros.

La cinta aislante, tu gran amiga:
Puede parecer un remedio casero demasiado rudimentario, pero sus efectos se hacen notar. Si tienes rendijas entre puertas y ventanas y sus marcos, intenta taparlas con cinta aislante para evitar que el calor escape desde una habitación calefaccionada al exterior o a otra que esté a menor temperatura.

No pierdas calor por el techo:
Dado que el calor sube, tenderá a instalarse cerca del techo. Si puedes, considera incorporar mayor aislamiento a esta zona de tu casa, pues es dónde se produce un 30% de las fugas de calor.

Súmate a la eficiencia energética, dile adiós a las fugas de calor, y prepárate para un invierno sin contaminación ni complicaciones.

Leave a Reply